ENTRE NOSOTRXS Homenaje a Eduardo Galeano

ENTRE NOSOTRXS Homenaje a Eduardo Galeano

El jueves 23 de Abril en las instalaciones del Teatro Quijotillo se llevó a cabo una jornada cultural para celebrar el Día Internacional del Libro y el Idioma, actividad en la que también se rindió homenaje al escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, fallecido el 13 de abril pasado.

De esta manera el sector cultura en Cumaná se unió a una gran programación nacional que contó con jornadas de lectura en todas las plazas Bolívar, recitales de poesía, exposiciones y otras actividades culturales.

ENTRE NOSOTRXS Homenaje a Eduardo Galeano

Gif Homenaje a Galeano

Los asistentes al teatro Quijotillo pudieron disfrutar de la lectura dramatizada de la obras del autor de la mano de Fundación Rayuela y Parazancos, del mismo modo se obsequió el libro “VENTANAS”, de la Fundación editorial El Perro y la Rana, que contiene una valiosa selección de textos de Eduardo Galeano.

SAM_2383 SAM_2386 SAM_2402 SAM_2406 SAM_2414 SAM_2415 SAM_2423 SAM_2439 SAM_2447

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Asistentes al Teatro Quijotillo reciben libro Ventanas

 

Cultura Cumaná 500 ofrece a continuación una selección de textos del libro “VENTANAS” para los visitantes de nuestra web:

TIK

    En el verano de 1972, Carlos Lenkersdorf escuchó esta palabra por primera vez. Había sido invitado a una asamblea de los inios tzeltales, en el pueblo de Bachajón y no entedía nada. Él no conocía la lengua y la discusión, muy animada, le sonaba como lluvia loca.

     La palabra Tik atravesaba esa lluva. Todos la decían y la repetían, tik, ti, tik y su repiqueteo se imponía en el torrente de voces. Era una asamblea en clave de Tik.

      Carlos había andado mucho mundo y sabía que la palabra “yo” es la que más se usa en todos los idiomas. Tik, la palabra que brilla en el centro de los decires y los vivires de estas comunidadaes mayas, significa nosotros.

El Viaje

 El Viaje    Oriol Vall, que se ocupa de los recién nacidos en un hospital de Barcelona, dice que el primer gesto humano es el abrazo. Después de salir al mundo, al principio de sus días, los bebés manotean como buscando a alguien.

     Otros médicos, que se ocupan de los ya vividos, dicen que los viejos, al fin de sus días, mueren queriendo alzar los brazos.

     Y así es la cosa, pormuchas vueltas que le demos al asunto, y por muchas palabras que le pongamos. A eso, así de simple, se reduce todo: entre dos aleteos, sin más explicación, transcurre el viaje.

    La Noche

Arránqueme, señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desdúdeme,..

 

      El Mundo

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

El mundo es eso– reveló-. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden toda la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

 

La Pequeña Muerte

No nos da risa el amor cuando llega a lo más hondo de su viaje, a lo más alto de su vuelo: en lo más hondo, en lo más alto, nos arranca gemidos y quejidos, voces de dolor, aunque sea jubiloso dolor, lo que pensándolo bien nada tiene de raro, porque nacer es una alegría que duele.

Pequeña Muerte, llaman en Francia a la culminación del abrazo, que rompiéndonos nos junta y perdiéndonos nos encuentra y acabándonos nos empieza. Pequeña Muerte, la llaman; pero grande, muy grande ha de ser, si matándonos nos nace.

 

      Hurtos y Rapiñas

Hurtos y Rapiñas     Las palabras pierden su sentido, mientras pierden su color la mar verde y el cielo azul,que habían sido pintados por gentileza de las algas que echaron oxígeno durante tres mil millones de años.

     Y la noche pierde sus estrellas. Ya hay carteles de protesta clavados en las grandes ciudades del mundo:

No nos dejan ver las estrellas

Firmado: La gente

     Y en el firmamento han aparecido ya mucho carteles que claman:

No nos dejan ver la gente

Firmado: Las estrellas

Comenta desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *