Poesía y Literatura

cuentos-venezolanos

En una autopista, sin saber cómo, amaneció un día un Hombre Vulgar, que de repente fue asaltado por una incomprensible avidez de conocimientos. Comprobó que el destino binario de la autopista conducía hacia Mirador y hacia Tempraneros (aunque ninguna de esas poblaciones podía verse al final de los dos horizontes que ofrecía la vía), y empezó a caminar en esta última dirección. En esto llevaba algunos minutos cuando escuchó detrás

cuentos-venezolanos-la-mansion-embrujada-antonio-lopez-ortega

     La noticia se escurrió lenta hasta nuestros oídos: inauguraban un autocine en la urbanización. Abriendo los ojos como búhos, mi hermano y yo nos miraríamos bajo el efecto de un hechizo. Luego buscaríamos las bicicletas en el patio, inventaríamos una excusa ante la madre distraída (bordaba un tucán en la nueva falda de mi hermana) y nos perderíamos tras el velo que comenzaba a dibujar la noche.      Contaban

cuentos-venezolanos-como-si-el-loco-fuera-yo-fedosy-santaella

Hoy en la mañana, una voz amable y correcta se me acercó bajo la lluvia. —Hola, buenos días. Caballero, por favor, me presta su paraguas un momento, ya se lo devuelvo. El hombre que hablaba venía con un periódico sobre la cabeza. Tendría unos cincuenta años, usaba bigotes gruesos y lentes, y también portaba una buena porción de canas. Tenía aspecto de persona seria. Pero por lo que acababa de

leyendas-indigenas-venezolanas-el-dueno-de-la-luz

     En un principio, la gente vivía en la obscuridad y sólo se alumbraba con la candela de los maderos. No existía el día ni la noche. Había un hombre warao con sus dos hijas que se enteró de la existencia de un joven dueño de la luz. Así, llamó a su hija mayor y le ordenó ir hasta donde estaba el dueño de la luz para que se la

leyendas-indigenas-venezolanas-guaraira-repano

     La ciudad de Caracas está enclavada en un hermoso valle. El Avila es el nombre con que se conoce a la montaña que bordea el Norte de la metrópoli. En tiempos precolombinos recibía el nombre de Guaraira Repano, que significa algo así como: “la ola que vino de lejos” o “la mar hecha tierra”.      Leyendas Indígenas Venezolanas – Guaraira Repano       Según los mitos de los indígenas venezolanos,

nunca-llegaron-rosas-para-el-amor-de-ayer

     Su padre boqueó y murió cuando el sol estaba saliendo y en la calle se escuchaban algunos portazos. Se intuía el avance de un autobús escolar.      Habían pasado la noche acompañándolo en la clínica años cincuenta, ventiladores y aire acondicionado, paredes mantecado, fluorescentes redonditos como aureolas de ángeles, pasos yendo, pasos viniendo y tacones detenidos de improviso; olores a desinfectante de pino, alcohol, mercurocromo, yodo, perfumes de enfermeras;

bestiario-andres-eloy-blanco

     “Es un bando de garzas… son las Novias del Río”.     Brindamos a nuestros seguidores una mirada a esta obra del conocido poeta cumanés Andrés Eloy Blanco, en la cual nos brinda su visión poética sobre distintas especies de nuestra fauna venezolana.     La tarea cultural más importante es la de preservar siempre el legado de nuestros grandes creadores; poetas, escultores, pintores, compositores, todos reciben el mejor y mayor